Las mejores prácticas de seguridad para el home office

Introducción

Con la reciente pandemia del COVID-19, la mayoría de las empresas en todo el mundo adoptaron el trabajo remoto para garantizar la seguridad de sus empleados. Aunque esto ha proporcionado cierta flexibilidad y comodidad para los trabajadores y ha demostrado ser una solución a corto plazo efectiva, también ha aumentado significativamente los riesgos de seguridad para las empresas y los trabajadores en sí. La transición a un modelo de trabajo a distancia no ha sido tan fácil como se pensaba inicialmente. A medida que los trabajadores se han trasladado de las oficinas a sus hogares, muchas empresas han estado bajo la amenaza de ciberataques y vulnerabilidades de seguridad. En este artículo, exploraremos algunas de las mejores prácticas de seguridad para el home office que te ayudarán a proteger tu privacidad y la seguridad de tu empresa mientras trabajas de forma remota.

Utiliza una red privada virtual (VPN)

Si estás trabajando en casa, es fundamental que utilices una red privada virtual (VPN) para conectarte a la red de tu empresa y así garantizar la seguridad de tus datos. Una VPN te permite conectarte a través de un canal cifrado, lo que significa que tu actividad en línea estará protegida de los piratas informáticos y otros ciberdelincuentes. Esencialmente, una VPN actúa como un "túnel" seguro entre tu dispositivo y el servidor de la empresa, lo que evita que terceros accedan a la información. Además, la mayoría de las VPNs tienen software antivirus y antimalware integrado que ayuda a detectar y detener los ataques de malware y otras amenazas potenciales.

Actualiza tu software y sistemas operativos regularmente

Los ciberataques evolucionan con el tiempo, por lo que los fabricantes de software y sistemas operativos lanzan actualizaciones y parches de seguridad regularmente para proteger a los usuarios de las vulnerabilidades conocidas. Es importante que actualices tu software y sistemas operativos tan pronto como estén disponibles. Las actualizaciones suelen incluir parches de seguridad críticos que protegen a los usuarios de las últimas amenazas cibernéticas. Si no actualizas tu software y sistemas operativos regularmente, estarás dejando abierto un punto de entrada peligroso para los piratas informáticos y otros ciberdelincuentes.

Usa contraseñas sólidas

Asegúrate de que tus contraseñas sean muy difíciles de descifrar. Utiliza una combinación de letras, números y símbolos, y nunca utilices la misma contraseña para múltiples cuentas. También es recomendable utilizar autenticación de dos factores para proporcionar un nivel extra de seguridad. La autenticación de dos factores implica que debes proporcionar dos pruebas diferentes de tu identidad antes de poder acceder a una cuenta, lo que hace que sea mucho más difícil para los piratas informáticos obtener acceso no autorizado.

Mantén tus dispositivos actualizados

Asegúrate de mantener todos tus dispositivos actualizados. Esto no solo incluye tu ordenador portátil o de escritorio, sino también tu teléfono móvil y otros dispositivos conectados a internet, como tabletas y routers. Las actualizaciones pueden incluir parches de seguridad y otras mejoras que ayudan a proteger tu dispositivo de vulnerabilidades conocidas. Al mantener tus dispositivos actualizados, estarás cerrando efectivamente los sistemas operativos y software vulnerables que pueden resultar en una puerta abierta para los piratas informáticos.

No compartas información confidencial en redes WiFi públicas

Las redes WiFi públicas son muy convenientes, pero también son muy inseguras. Los piratas informáticos a menudo utilizan redes WiFi públicas no seguras para realizar ataques de espionaje y robo de identidad. Si necesitas conectarte a una red WiFi pública, asegúrate de no compartir ningún tipo de información confidencial como contraseñas, números de tarjetas de crédito o información personal. En su lugar, utiliza una VPN para establecer una conexión cifrada antes de conectarte a la red WiFi pública.

Conclusión

Trabajar desde casa puede tener muchos beneficios, como la flexibilidad y la comodidad, pero también puede ser peligroso si no se toman las medidas de seguridad adecuadas. Utiliza una red privada virtual (VPN), actualiza tu software y sistemas operativos regularmente, utiliza contraseñas sólidas, mantén tus dispositivos actualizados y evita compartir información confidencial en redes WiFi públicas. Siguiendo estas mejores prácticas de seguridad para el home office, podrás trabajar de forma remota de manera segura y productiva, evitando los riesgos de seguridad cibernética en el proceso.